Domótica, ¿ nuevas soluciones o viejas necesidades ?

Domótica, ¿ nuevas soluciones o viejas necesidades ?

En los últimos años han ocurrido cambios socio-culturales y tecnológicos muy importantes en la sociedad. Hay una nueva demografía con más gente mayor que demandan viviendas y soluciones tecnológicas adaptadas a sus necesidades y capacidades. La domótica emerge con fuerza, como respuesta a nuevas tecno-necesidades.

El término Domótica procede del latín “domus” (casa), y define la integración de las tecnologías de la información en el hogar. Más ampliamente, la domótica se puede definir como la integración en la vivienda de elementos que permiten su control y gestión, aumentando el bienestar y la seguridad de sus habitantes, y racionalizando los distintos consumos.

Gracias al avance de las nuevas tecnologías la domótica ha pasado de ser “ciencia-ficción”, a convertirse en respuesta a las exigencias de los usuarios, en ámbitos del hogar tan concretos como el ahorro energético, la seguridad o el confort, aspectos claves a la hora de hablar de calidad de vida.
Esta diferenciación cualitativa en muchos aspectos que otorga la incorporación de la domótica a la vida cotidiana, no representa un aumento significativo en el precio de la vivienda, ya que la inversión necesaria para incorporar un sistema domótico supone un incremento mínimo respecto al coste global de la construcción o adquisición de una vivienda.

En la domótica el uso simultáneo de la electricidad, la electrónica y la informática, se aplican a la gestión integral de las viviendas. Esta gestión integral consiste en el control y supervisión, local o remoto, de funciones básicas como:

  • Energía: regulación de temperatura, reducción de los consumos de luz y electrodomésticos, entre otros.
  • Seguridad: vigilancia frente a la intrusión, rotura de cristales, inundación, fuego, escape de gas, etc.
  • Comunicaciones: control remoto, telemetría, correo electrónico, etc.
  • Confort: regulación luminosa, riego automático, programación de horarios y eventos, etc.

Para ello, la domótica usa multitud de dispositivos que pueden ser ubicados a lo largo de la vivienda en función de las necesidades de los propietarios. Básicamente estos dispositivos se pueden dividir en sensores, disparadores y controladores.

Todos estos conceptos aplicados a edificios y oficinas reciben el nombre de “Inmótica”

Características

Las cualidades principales que debe incorporar todo sistema domótico se pueden resumir en las siguientes:

- INTEGRACIÓN. Todo el sistema debe funciona bajo el control de un ordenador personal o sistema central. De esta forma, los usuarios no tienen que estar pendientes de los diversos equipos autónomos, con su propia programación o indicadores situados en diferentes lugares, maximizando la capacidad de interacción con todo el sistema.

- INTERRELACIÓN. El sistema domótico debe ser capaz de relacionar diferentes elementos para obtener una gran versatilidad y variedad en la toma de decisiones. Por ejemplo, debe resultar sencillo relacionar el funcionamiento de la calefacción con la temperatura ambiente, o el repliegue de toldos con el sensor de lluvia.

- USABILIDAD. Con un vistazo a la pantalla, el usuario estará informado del estado de su vivienda. Y si desea modificar algo, solo necesitará accionar un reducido número de funciones. Así , por ejemplo, la simple observación de la pantalla nos informará si tenemos luces encendidas, si la calefacción está conectada, la temperatura exterior o interior de la vivienda, o cuando se ha regado por última vez.

- ACCESO REMOTO. Las mismas posibilidades de supervisión y control disponibles localmente, deben obtenerse mediante conexión telefónica, Internet, o móvil, de manera remota. Resultando de gran utilidad en el caso de personas con gran movilidad, en el caso de segundas residencias, o de personas discapacitadas o aquejadas de alguna enfermedad.

. FIABILIDAD. Los sistemas actuales son máquinas cada vez más potentes y fiables. La utilización de periféricos adicionales como SAI´s (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) reforzarán la seguridad de los sistemas actuales, dotándolos de una estabilidad y autonomía que garanticen su correcto funcionamiento bajo situaciones anómalas.

- OBSOLESCENCIA. La actualización de los sistemas actuales es un punto crítico, cada vez más sencillo de resolver. Nuevas versiones y mejoras podrán ser introducidas en el sistema, bien de manera local, o bien vía remota, aumentando el grado de comodidad del sistema. Dado que la lógica de funcionamiento reside principalmente en el componente software, cualquier instalación existente puede beneficiarse de las nuevas versiones, sin ningún tipo de modificación.

En la mayoría de las aplicaciones, el acceso remoto permanentemente conectado (“Always-On”) resultará mas importante incluso que la velocidad, no sólo por la posibilidad de telecontrol de la vivienda, sino por la capacidad de avisarnos mediante alertas o alarmas, de posibles incidentes como fugas de gas, escapes de agua, accesos no autorizados o la simple supervisión de las personas dentro de la vivienda. Este acceso remoto permanente ya es una realidad con tecnologías como ADSL o Cable modem, y de manera inalámbrica con GPRS, confiriéndonos ésta última, un control total sobre la vivienda y sus dispositivos independientemente de la localización geográfica.

Dejar comentario

Nos gustaría que dejaras tu opinión.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *