Domótica, ¿ nuevas soluciones o viejas necesidades ? (y II)

Domótica, ¿ nuevas soluciones o viejas necesidades ? (y II)

PROTOCOLOS

Inicialmente, la única manera de construir una instalación domótica era con el uso de sistemas propietarios, muy poco flexibles y que hacían muy difícil y costoso el aumento de las prestaciones.

Desde hace unos años, gracias a la reducción del precio de los componentes  electrónicos, es posible construir un sistema de control sobre una red de área local.  Con una arquitectura distribuida y apoyados en protocolos estándar como el X-10,  Lonworks o EIB, entre los más extendidos, la domótica ha ganado en facilidad de instalación, flexibilidad, escalabilidad e interconexión, a la vez que ha reducido notablemente su coste, y ampliado la oferta de productos y  fabricantes que proporcionan este tipo de soluciones.

Este tipo de redes distribuidas operan principalmente mediante cables de pares trenzados, con corrientes portadoras sobre la misma red de baja tensión. (powerline communication) Al aprovechar la red eléctrica ya instalada en el hogar, se reduce el coste y la complejidad de la instalación, llevando prácticamente a la categoría de bricolaje, la implantación del  sistema domótico.

Gracias a Internet, han apareciendo un gran número de fabricantes y proveedores de servicios que están desarrollando nuevos productos y servicios que conjugan lo mejor de Internet, (bajo coste, acceso universal y vistosa presentación) con tecnologías de redes de datos y control, asequibles y estandarizadas que pueden darle a la domótica el empujón definitivo para despegar.

En esta dirección, aparecen las Pasarelas Residenciales, que aprovechando el acceso a Internet,   serán las encargadas de adaptar los protocolos y el tráfico de datos de las redes externas de acceso (Internet) a las redes internas de datos y control de la vivienda, permitiendo que varios PC´s compartan ficheros, impresoras y acceso único a Internet, a la vez que actúan como firewall (cortafuegos) impidiendo que terceros puedan acceder a las redes internas de una vivienda. Estas pasarelas residenciales permitirán ofrecer al propietario de la vivienda no sólo control domótico, sino también ocio y entretenimiento, acceso al comercio electrónico, alarmas médicas y cuidado de personas discapacitadas, entre otras aplicaciones.

X-10. X-10 es uno de los protocolos más antiguos y extendidos  que se emplean en aplicaciones domóticas. Fue diseñado en Escocia en el año 1978 con el objetivo de transmitir datos por las líneas de baja tensión a muy baja velocidad (50 bps) y costes muy bajos. Al usar las líneas de electricidad de la vivienda, no es necesario tender nuevos cables para conectar dispositivos.

El protocolo X-10, no es propietario, pero los fabricantes están obligados a usar los circuitos del fabricante escocés que diseñó esta tecnología. En cualquier caso, los circuitos integrados que implementan el X-10 tienen un royalty muy bajo, prácticamente  simbólico.

Gracias a su madurez, con más de 20 años en el mercado, y a la tecnología empleada, los productos X-10 tienen un precio muy competitivo convirtiéndose en el líder del mercado residencial americano y europeo,  permitiendo que sus instalaciones sean realizadas por los usuarios finales o electricistas sin conocimientos de ingeniería o electrónica.

Los transmisores pueden direccionar hasta 256 dispositivos. Los periféricos domóticos vienen dotados de dos  conmutadores, uno con 16 letras y otro con 16 números, que permiten asignar una dirección de las 256 posibles. En una misma instalación pueden existir varios receptores configurados con la misma dirección, realizando todos ellos, la función preasignada cuando un transmisor envía una orden a ese periférico o dirección asignada.

Los periféricos X-10 pueden ser adquiridos en tiendas online, pero conviene recordar que debido a las diferentes tensiones que emplean las viviendas americanas y europeas, a no ser que se indique claramente en las características del producto, los dispositivos americanos no funcionan en una vivienda europea que tenga suministro eléctrico a 230 Vac/50 Hz.

Lonworks. Desarrollado por Echelon en el año 1992, es el más extendido en implantaciones en edificios de oficinas, hoteles e industrias. Debido a su coste, los periféricos Lonworks no han tenido una implantación masiva en los hogares, agravado por el hecho de existir otras tecnologías de prestaciones similares mucho más económicas, como X-10 ó EIB.

El éxito que ha tenido Lonworks en instalaciones profesionales, se basa más, en la importancia de la fiabilidad y robustez que ofrece, que en el precio. Esto es debido que desde su origen ofrece una solución con arquitectura descentralizada, que permite distribuir la inteligencia entre los sensores y los disparadores instalados en la vivienda y que cubre desde el nivel físico al nivel de aplicación de la mayoría de los proyectos de redes de control.

Su arquitectura es un sistema abierto a cualquier fabricante que quiera emplear esta tecnología sin depender de sistemas propietarios, lo que permite reducir costes y aumentar la flexibilidad de la aplicación de control distribuida. El concepto de sistema abierto es relativo, dado que se trata de una tecnología que debe implementarse con  circuitos integrados registrados por la propia Echelon.

EIB. Es el estándar europeo: Dirigido a empresas integradoras de domótica, utiliza cable propio, tiene dispositivos muy estéticos y es fácilmente escalable. Creado con el fin de contrarrestar  el desembarco masivo de tecnologías americanas y japonesas desarrolladas con anterioridad.  Cuenta con una arquitectura desdentralizada.

EHS. Es la réplica europea de X10, pero su implantación no ha sido tan extensa. Emplea corriente portadora para comunicar con los distintos dispositivos. El objetivo de este protocolo al igual que su equivalente americano (X10) es cubrir las necesidades domóticas del mercado residencial, evitando el uso de sistemas mas caros y potentes (Lonworks o EIB), involucrando a los principales fabricantes de electrodomésticos y equipamiento eléctrico y de telecomunicaciones, y superar las prestaciones del sistema X10, ampliamente difundido en Estados Unidos.

PASARELA RESIDENCIAL

Una Pasarela Residencial es un dispositivo que conecta la infraestructura de telecomunicaciones (datos, control, automatización, …) de la vivienda a una red pública de datos, como puede ser Internet. La Pasarela Residencial combina las funciones de router, módem con acceso a Internet, firewall (cortafuegos) e incluso de servidor de aplicaciones de ocio, como vídeo bajo demanda, de comunicaciones, como VozIP (telefonía sobre redes IP) o de control remoto sobre los periféricos domóticos.

Este tipo de sistemas permitirán la conectividad total de los hogares con el mundo exterior, y a la inversa. Podrán por tanto, controlar vía remota electrodomésticos, sistemas de seguridad, de gestión energética, equipos de electrónica de consumo, ordenadores personales y todos los dispositivos domóticos disponibles.

En pocos años, en una vivienda común, será habitual encontrarse por un lado, una conexión de banda ancha a Internet, y por otro una red de datos interna que permita compartir ficheros o impresoras y ejecutar aplicaciones distribuidas de control , supervisión y entretenimiento. Por lo tanto, si hay varios equipos en la vivienda que tienen recursos necesarios para conectarse a Internet, parece que la forma más lógica es instalar una red de datos interna a la vivienda y que un único dispositivo, como la Pasarela Residencial se encargue de gestionar un punto de acceso a Internet. Si esta conexión es de banda ancha, se dispondrá de un servicio de calidad, optimizado desde el punto de vista económico y de explotación. Si existen rosetas telefónicas, evitaremos desplegar cableado específico para el montaje y uso de la red local, y aprovechando la red eléctrica, conectaremos y gestionaremos los diversos periféricos domóticos.

Las aplicaciones de la Pasarela Residencial son numerosas y destacan las siguientes :

  • Comunicaciones: e-mail, acceso compartido a Internet, VozIP (telefonía sobre redes IP), firewall (cortafuegos), gestión de direcciones IP y PC´s entre otras.
  • Control remoto: Destacan la telegestión energética, el control remoto de electrodomésticos y equipos, el diagnóstico de los mismos y el uso de Webcams que permitan observar lo que está ocurriendo en ciertas zonas o habitaciones de la vivienda.
  • Seguridad: vigilancia de hogares e instalaciones, alarmas de intrusión e   incendio, médicas etc.
  • E-commerce: venta de productos y servicios usando la pasarela como método de acceso y, por lo tanto, escaparate de los mismos, además de proporcionar autenticación de los usuarios e interfaces para nuevos métodos de pago.
  • Entretenimiento: plataforma para descarga de películas o  discos, juegos en red, charlas (chat rooms), etc.

FUTURO EN EL PRESENTE

Un ejemplo, llevado al extremo, de “casa inteligente” es la futurista mansión de William Henry Gates III, la persona más rica de la planeta y  presidente de Microsoft, que ha finalizado la construcción de la que es, probablemente, la casa tecnológicamente más avanzada del planeta, al borde del Lago Washington frente a la ciudad de Seattle.

La construcción de la vivienda ha supuesto más de 60 millones de euros (más de 10.000 millones de pesetas). La superficie construida es de más de 7.000 metros cuadrados. La vivienda dispone de siete dormitorios, veinticuatro baños, seis cocinas y seis chimeneas. Está dotada de un garaje subterráneo para 30 coches excavado dentro de la roca además de una sala de recepción para más de 120 personas. La piscina, de 20 metros de largo, cuenta con un sistema musical bajo del agua. Una biblioteca, un cine, una pista de golf miniatura de 18 hoyos y un río artificial, son otros de los complementos de la mansión.

La zona privada de la familia Gates sorprende por sus reducidas dimensiones, con alrededor de 1.000 metros cuadrados. Dispone de cuatro dormitorios y espacios para la niñera, además de un garaje cercano para cuatro coches. El nivel inferior destaca por una zona “techno-playland” (una zona de juegos y tecnología) para la familia y un gimnasio con instalaciones superiores a las de un gimnasio público. Pero no es el tamaño sino la tecnología, la que convierte a esta casa en única, llena de experiencias multimedia, educativas y de entretenimiento.

Miles de metros de cable, principalmente fibra óptica, está distribuidos por toda la vivienda conectando servidores con el sistema operativo Windows de Microsoft. En cada habitación hay paneles de control táctil de iluminación, música y climatización. Si el sistema no está ajustado a los usuarios, la luz y la climatización se controla y adapta automáticamente. Un gran número de pantallas planas de cristal liquido proyectan imágenes por toda la casa. Desde orquestas filarmónicas durante las fiestas, hasta imágenes abstractas y artísticas para la relajación y la concentración. Los visitantes también pueden encontrar pequeños sensores que permiten controlar la situación de las personas que han entrado en la vivienda, algo que forma parte de la seguridad integrada.

En definitiva, la evolución de la domótica es un proceso lento, pero su implantación masiva en los proximos años, reducirá costes y universalizará el acceso a este tipo servicios, de auténtica tercera generación, vislumbrando un nuevo mundo de posibilidades para usuarios y proveedores, donde el límite lo marca la imaginación.

Dejar comentario

Nos gustaría que dejaras tu opinión.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *